DE CASTRO BARROS, Pedro Ignacio

De Dicionário de História Cultural de la Iglesía en América Latina
Revisión del 06:54 16 nov 2018 de Jerf (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

(Chuquis, 1777; Santiago de Chile, 1849) Sacerdote y Político, Miembro del Congreso de Tucumán

Contemporáneo de Funes y García, de del Corro y Castañeda, también como ellos, Pedro Ignacio de Castro Barros parece dominado por la idea de la emancipación americana, pero quizá como ninguno por la casi obsesión de la necesidad que las Provincias del Río de La Plata lograran su libertad unidas a la Iglesia Católica y a la Sede Apostólica. Y a esto se añadía su preocupación por ciertas herejías que, precisamente, amenazaban aquella unidad de la Patria y de la Iglesia.

De Castro Barros nació en la aldea de Chuquis, cerca de La Rioja y luego de un rápido paso por Santiago, ingresó al Colegio de Monserrat en Córdoba, ciudad en la cual había de actuar e influir por varios años. En la Universidad, además de los dos años de Latinidad, cursó toda la Filosofía y toda la 'I'eología durante los años 1794-1796 (filosofía) y 1797-1800 (teología). Por consiguiente fue discípulo de los Padres Martín de Velázquez, Felipe Santomé y Nicolás Lacunza en filosofía y de Pantaleón García, Pedro Nolasco Iturre, nuevamente Martín de Velázquez, Pedro Luis Pacheco y Pedro José Sullivan en Teología. Sea por la docencia de Velázquez, sea por la de Pantaleón García, la ortodoxia católica de Castro debe haberse afirmado sobre los ya sólidos cimientos familiares. Sabemos que sus profesores franciscanos eran rigurosos y serios.

Más tarde, cuando al comienzo de la regencia de los seculares se abrieron los primeros concursos, Castro Barros ganó la cátedra de Filosofía en 1809, aunque la regenteó por poco tiempo. Vuelto a La Rioja, comenzó una vivísima participación en la vida de la Nación: diputado a la Asamblea Constituyente del Año XIII, Diputado al Congreso de Tucumán, el que le tocó presidir en mayo de 1816; dos meses después fue firmante del Acta de Independencia.

Lo encontramos nuevamente en su antigua Universidad cuando en 1821 el claustro lo eligió rector (1821-23) y lo volvió a hacer poco más tarde (1825-1828); aunque las fechas son imprecisas, ocupó por tercera vez el rectorado hasta el año 1829 o 30 aproximadamente. Durante este tiempo a él se le debe, principalmente, la instalación de la nueva imprenta (la única que por entonces existió) y la fundación de escuelas en toda la Provincia regidas por el método lancasteriano. Luego de una estadía de siete años en Montevideo, pasó a Chile en cuya Universidad de San Felipe enseñó haciendo lo mismo en el Seminario y en el Convento de la Merced. Murió en Santiago en 1849. Cuando en 1926 sus restos fueron repatriados, pasaron por la Córdoba que tanto le debe y a la que tanto amó; desde ese año descansan en la ciudad de La Rioja.

BIBLIOGRAFÍA

Guillermo Furlong, La bibliografía de Pedro Ignacio de Castro Barros. Archivum, t. IV, Cuaderno I, Buenos Aires, 1960

Guillermo Furlong, Castro Barros. Su actuación. Academia de la Plata, Buenos Aires, 1961

Américo A. Tonda, Castro Barros. Sus ideas. Academia de la Plata, Buenos Aires, 1961

Jacinto Ríos, El doctor Pedro Ignacio de Castro Barros, Buenos Aires, 1886


ALBERTO CATURELLI